La sal está en todo.
Deshágase de ella.

Los estadounidenses aman la sal. La comida rápida y los alimentos preparados contienen mucha sal. Si bien estos alimentos son económicos y sabrosos, cuando se tiene enfermedad renal crónica, la sal no es un amigo. ¿Por qué? Porque la sal está compuesta principalmente por sodio, y sus riñones pueden tener dificultad para mantener el equilibrio de sodio y agua. Eso puede suponer sensación de sed, aumento del peso líquido e hipertensión arterial (HTA).

INSCRÍBASE PARA OBTENER INFORMACIÓN SOBRE ESTILOS DE VIDA SALUDABLES

Obtenga las últimas novedades en la atención renal además de deliciosas recetas aptas para pacientes renales y el valioso consejo de personas como usted simplemente. 
Inscríbase ahora


Estados Unidos: el país de los súper saleros


El estadounidense promedio consume 3,400 mg de sodio por día. La ración diaria recomendada es de 1,500 mg para los adultos mayores de 50 años, todos los afroamericanos o las personas con ERC, hipertensión arterial o diabetes.


Consejos para prescindir de la sal

Aquí le indicamos cómo reducir la sal en la dieta:


Cocine usando hierbas y especias para dar sabor en lugar de la sal. Aunque no lo crea, cuanto menos sal use, menos ganas de usarla tendrá. Algunas personas ni siquiera la extrañan luego de un tiempo —o notan que muchos platos preparados o de restaurante son muy salados para poder disfrutarlos.


Mire las etiquetas de los alimentos para ver si contienen sodio.
 Algunos alimentos tal vez no tengan sabor salado, pero igualmente contienen mucha sal. 

Reduzca las comidas rápidas y preempaquetadas o congeladas.
 Tienen alto contenido de sal. Nuevamente, lea las etiquetas.
Trate de evitar las comidas rápidas, pero si decide permitírselo en una ocasión, mire la información nutricional que figura en el interior del restaurante. Puede hacer mejores elecciones si verifica eso antes de pedir.

FORMA DE VIVIR PLENAMENTE

¿Cuánto es demasiada sal? Para los alimentos envasados, simplemente mire la etiqueta.

Si la cantidad de sodio en miligramos (mg) es más que la cantidad de calorías en una porción, entonces es muy elevada.

Cinco condimentos que se pueden usar en lugar de la sal

Chile en polvo —sabe exquisito en saborizante de chile o taco de carne. Además, pruébelo en adobos.
Páprika ahumada —añade sabor a las marinadas, les da un color marrón oscuro a la cobertura rebozada de una cazuela y es estupendo para el adobo de la barbacoa o a la mezclas de condimentos para saltear o sellar alimentos proteicos. 
Cáscara de limón rallada —añade un sabor vital al pan rallado, a los bastones de pollo apanados y los palitos de pescado o a las verduras aptas para personas con afecciones renales (berenjena o las judías verdes). La cáscara de limón rallada también es estupenda en aderezos, marinadas y cuando se agrega a especias secas para los adobos. 
Orégano seco— realza el sabor de los langostinos salteados y combina bien con la cáscara de limón rallada. Le da un sabor y un aroma a tierra fresca a las verduras al vapor y a las ensaladas mixtas. Agréguelo al condimento para fajitas, junto con chile en polvo, comino, pimienta de Cayena y cáscara de limón rallada.
Aderezo italiano* —una mezcla de tomillo, orégano y albahaca es muy buena para darles un toque a las salsas, como la stroganoff o las de carne. Se complementa bien con alimentos proteicos asados, a la parrilla o salteados con cáscara de limón rallada y un poco de aceite. Agregue cáscara de limón rallada, jugo de limón y aceite de oliva para hacer aderezos deliciosos.

 *Verifique que realmente esté usando un producto sin sal.

Alternativas a la sal (¡no sustitutos!)

Existen muchas alternativas a la sal, como condimentos y aderezos llenos de sabor. No obstante, los sustitutos “clásicos” de la sal simplemente cambian el sodio por otro mineral, potasio. Lamentablemente, eso también es un problema cuando se tiene enfermedad renal crónica. Es importante evitar los sustitutos de la sal que contienen potasio.

Alimentos salados que debe evitar


Conozca términos relacionados con productos reducidos en sal

  • Sin sodio: solo la mínima cantidad de sodio por porción
  • Muy poco sodio: 35 mg o menos por porción
  • Poco sodio: 140 mg o menos por porción
  • Reducido en sodio: alimentos con un 25 % menos de sodio que su versión original
  • Ligero contenido de sodio: alimentos con, al menos, un 50 % menos de sodio que su versión original

Recuerde que los términos “reducido” en sodio y “ligero” contenido de sodio son relativos a sus versiones con contenido original de sodio. Por ejemplo, la salsa de soya “ligera” es mejor que la salsa de soya “regular”, pero la salsa de soya “ligera” sigue teniendo alto contenido de sodio. Consulte siempre la etiqueta para saber la cantidad de miligramos de sodio que contiene el producto.

¿TIENE PREGUNTAS SOBRE NUTRICIÓN?

Es mejor preguntarle al dietista, ya que las necesidades de cada persona son diferentes.